Ateniendo a cada necesidad

Cada vez son mayores los requisitos a la hora de abrir una tienda. No se trata ya de las gestiones administrativas, papeles y papelones; no es sólo el riesgo que supone invertir en una época de incertidumbre: es la suma de todo ello y va mucho más allá.

Y, dentro de ese “mucho más allá” se encuentra el sin fin de decisiones, de disyuntivas a las que el futuro empresario ha de hacer frente. Aunque, como difusa norma general, diremos que lo que se adquiera ha de ser lo adecuado a nuestras necesidades, no siempre se sigue tan sencilla directiva.

maquinaregistradora

A veces, por ahorrar, se busca lo más barato, sin pensar que las prestaciones van a estar por debajo de lo necesario; otras, para no quedarnos cortos, pagamos lo más caro, de modo que podemos tener una maquinaria equivalente a disponer de una caja fuerte de tres toneladas en un puesto de venta de limonada.

Tres claves

Es por eso que las preguntas que hemos de hacernos antes de comprar materiales para nuestra tienda son: ¿lo necesito?; de ser así, ¿qué características es preciso que tenga? Y, dicho esto, de entre todas las ofertas, ¿cuál me conviene por precio y por garantías?

Expuesto así, en abstracto, puede quedar un tanto complicado, de modo que vamos a concretar la tesis en un ejemplo:

Supongamos que vamos a abrir un negocio. Aparte de todos los demás elementos, a los que también se les puede aplicar lo que aquí diremos, pesemos que abrimos un negocio para ingresar dinero. Perogrullo dixit. Y el dinero que ingresemos debe guardarse en algún lugar –de nuevo, habló Perogrullo-.

Uno de tantos elementos

Ahora bien, ¿dónde? Eso mismo: en una caja registradora (entendamos lo de “caja registradora” en un sentido amplio del término). Ya llegamos a la pregunta clave: ¿cómo ha de ser esa caja registradora para comercios?

guardamonedas

Repasemos los posibles errores: podemos gastarnos más (mucho más) de medio millar de euros en una caja con conexión a un ordenador, que nos permita llevar un control del stock, encargar los productos a punto de agotarse, llevar un registro de qué empleado factura qué, que llame a la policía en caso de emergencia… y nos deje  jugar al Tetris y a los marcianitos.

O podemos recortar gastos como si fuéramos presidentes del gobierno y solucionar el problema con un monedero de plástico de seis euros más IVA.

Respondiendo preguntas

Pero lo mejor de todo es que ninguna de las soluciones es buena en todos los casos ni es mala en todas las ocasiones. Nos remitimos a las preguntas que nos hacíamos seis párrafos más arriba, ahora respondiéndolas:

¿Necesito una caja registradora? Obviamente, sí ¿Qué características es preciso que tenga? Amigo mío, he aquí el quid de todos los quids de cada cuestión: depende de qué negocio vayas a regentar:

Si lo que pretendes es vender, pongamos por caso, chicles y gominolas mientras caminas entre la gente, vas a necesitar tener el cambio muy a mano. De hecho, necesitas llevarlo encima mientras andas. Tal vez no sea mala idea usar el monedero de seis euros más IVA.

En cambio, si lo que vas a abrir es un salón de juegos, tal vez necesites una contadora-clasificadora de monedas. O, en caso de que hayas proyectado una tienda con varios dependientes, en las que se mueva un volumen de negocio de miles de euros por hora, puede ser que precises varias cajas de esas informatizadas que mencionábamos antes.

Comparar hasta dar con lo que necesitamos

Hasta aquí hemos respondido a dos de las tres preguntas que formulábamos, una de ellas con un sí; la otra con un depende. No está mal: un cincuenta por ciento. Pero nos queda una tercera cuestión:

cofredinero

¿Qué caja registradora nos conviene, por precio y garantías? En cuanto a la cuestión del precio, una vez dilucidada la herramienta más adecuada a nuestras necesidades, es una cuestión de informarse, de comparar, de reservar tiempo suficiente para ver qué nos ofrece quién. Eso, o tener mucha suerte y dar, al azar, con las mejores ofertas.

Las garantías: no es oro todo lo que reluce

En cuanto a las garantías, bueno, ocurre que una buena cantidad de veces las grandes marcas fallan al poco de haber pagado una importante cantidad por que un producto llevara grabado su nombre y puede ser también que una máquina de marca blanca nos sobreviva a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros nietos. Claro que, el segundo caso es menos habitual.

Sea como sea, y ya que no podemos estar completamente seguros de, si por gastarnos más o menos en un producto con o sin marca, vamos a estar o no satisfechos, lo importante en este caso es un buen servicio postventa, la garantía de devolución y reembolso y tantos otros seguros con los que debe contar el cliente.

Para ello, recurriremos a tiendas, on u offline, que sepamos con seguridad que se preocupan por satisfacernos. Normalmente, con teclear el nombre de la tienda en el buscador, es suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>